paula ventura

En un shooting en Barcelona.
Foto de Frans C. Font.

Como todos los que nos dedicamos a esto, debo decir que desde muy pequeña tenía mis obsesiones con la ropa. Cuentan las malas lenguas que con ocho meses monté una pataleta espectacular porque la pobre canguro osó ponerme un chandal en vez de un vestido con vuelo. Yo prefiero pensar que el drama no fue por tener que llevar pantalones, si no por la frescura de un vestido con el culito al aire. Siempre quedará esa duda existencial... Aunque sí digo, y con orgullo, que mis zapatillas de ir por casa eran unos zapatitos de faralae rojos con lunares negros, con sus taconcitos y su tracatrá.


Con un bachillerato científico que no parecía mandarme hacia el mundo del espectáculo, acabé estudiando diseño de moda en Bau. Y me seguí formando, después, en la Escola Massana y la Escola de la Dona de la Diputació, con cursos de arte textil, patronaje y costura.

Desde el principio de la formación universitaria, fui participando en rodajes, cada vez más a menudo. Y hasta la actualidad no puedo quejarme del volúmen y la variedad de proyectos en los que he trabajado.


Durante una pausa laboral a finales de 2012, aproveché para trasladarme cinco meses a Nueva York y allí vivir, realizarme como humana adulta y estudiar en la conocida FIT (Fashion Institute of Technology). Una experiencia que sin duda cambió mi vida a mejor.

Ya de vuelta a Barcelona, pude dedicarme plenamente a trabajar en lo que más me gusta.


Dentro del departamento de vestuario, soy una apasionada de la ambientación y pátina, de los proyectos de época y de las pequeñas locuras creativas que se nos permiten de vez en cuando.


A la espera de pasar muchos más años diseñando, dibujando, cosiendo, destrozando, lijando  e inventando personajes, os dejo con este creciente portfolio.

Muchas gracias.

Construido con Berta.me